HomeBlogRecetasEspecial verano – Helados creativos con leche

Especial verano – Helados creativos con leche

helados

Ya llevamos unos cuantos días de verano “oficial” y con él las ganas de refrescarnos a todas horas, ya sea con baños en el mar o la piscina, con bebidas y comidas refrescantes, ¡o tal vez comiendo helados!

Si eres de las personas que no pueden pasar el verano sin comer helado estás de enhorabuena porque hoy, aquí y ahora, te vamos a deleitar/refrescar/emocionar con 3 recetas de helados con leche caseros y creativos.

Ya sabemos que has empezado a salivar, así que no queda otra que ponernos manos a la masa. ¡Helados, allá vamos! 🍦🍨

1. Helado de Vainilla con trozos de Lacasitos.

Ingredientes

  • 2 tazas de leche Celta
  • 1 taza de nata para montar (35% M.G.)
  • 1 taza de azúcar
  • 1 vaina de vainilla o 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 4 yemas de huevo
  • 20 Lacasitos (o similar)

¿Cómo prepararlo?

  1. Infusiona la leche. En un cazo calienta la leche a fuego lento junto con la vaina de vainilla abierta y sus semillas. No dejes que hierva. Apaga el fuego y deja reposar 10 minutos para que la leche se impregne del aroma a vainilla.
  2. Prepara la base de crema. En un bol, bate las yemas de huevo con el azúcar hasta que la mezcla se aclare. Vierte la leche infusionada poco a poco, sin dejar de batir, hasta que se integre completamente.
  3. Agrega la nata. Incorpora la nata a la crema de yemas y mezcla con movimientos envolventes hasta que quede una mezcla homogénea.
  4. Incorpora los Lacasitos. Reserva algunos Lacasitos enteros para decorar y machaca el resto. Añade los Lacasitos machacados a la mezcla de crema y remueve con cuidado para distribuirlos de manera uniforme.
  5. Congela y remueve. Vierte la mezcla en un recipiente con tapa hermética y llévalo al congelador. Durante las primeras 3-4 horas, remueve la mezcla cada 30-45 minutos para romper los cristales de hielo que se formen y lograr una textura cremosa.
  6. Conservación. Una vez que la mezcla haya espesado considerablemente (aproximadamente 4 horas), deja el helado reposar en el congelador durante al menos 2 horas más antes de servirlo.
  7. ¡A disfrutar! Retira el helado del congelador unos 10 minutos antes de servirlo para que se ablande un poco. Decora con los Lacasitos enteros reservados y disfruta de un helado casero con un toque creativo.

😉​ Truco extra: Si el sabor a vainilla natural te resulta muy intenso, puedes sustituirla por una cucharadita de extracto de vainilla o por otro aroma de tu preferencia.

2. Helado de fresa y yogurt griego.

helado

Ingredientes

  • 1 taza de leche Celta
  • 2 tazas de fresas frescas
  • 1 taza de yogur griego
  • 1/2 taza de azúcar
  • 1 cucharadita de jugo de limón

¿Cómo prepararlo?

  1. Prepara las fresas. Lava bien las fresas y sécalas con cuidado. Quítales el tallo y tritúralas hasta obtener un puré suave. 
  2. Mezcla los ingredientes. En un bol grande, combina el puré de fresas, el yogurt griego, la leche, el azúcar y el jugo de limón. Revuelve bien con una espátula o cuchara hasta que todos los ingredientes estén completamente integrados y el azúcar se haya disuelto por completo.
  3. Congela y bate. Vierte la mezcla de helado en un recipiente con tapa hermética y llévalo al congelador. Durante las primeras 3-4 horas, retira el recipiente cada 30-45 minutos y bate la mezcla con una batidora o licuadora para romper los cristales de hielo que se formen. Esto ayudará a que el helado tenga una textura cremosa y suave.
  4. Conservación. Una vez que la mezcla haya espesado considerablemente (aproximadamente 4 horas), regresa el recipiente al congelador y déjalo reposar durante al menos 2 horas más antes de servirlo.
  5. ¡A disfrutar! Retira el helado del congelador unos 10 minutos antes de servirlo para que se ablande un poco.

😉​ Truco extra: Puedes decorarlo con fresas frescas, hojas de menta o cualquier otro topping de tu preferencia.

3. Helado de café y caramelo

Ingredientes

  • 2 tazas de leche Celta
  • 1 taza de nata para montar (35% M.G.)
  • 3/4 taza de azúcar
  • 1/2 taza de café (enfriado)
  • 1/2 taza de caramelo líquido

¿Cómo prepararlo?

  1. Calienta la leche y la nata. En un cazo a fuego medio, calienta la leche y la nata hasta que estén a punto de ebullición. Ojo, que no hiervan.
  2. Disuelve el café. En un bol aparte, mezcla el azúcar con el café hasta que el azúcar se disuelva por completo.
  3. Combina las mezclas. Incorpora la mezcla de café y azúcar a la leche y nata calientes. Remueve bien con un batidor de varillas o una espátula hasta que todos los ingredientes estén integrados.
  4. Espesa la crema. Cocina la mezcla a fuego medio, removiendo constantemente, durante unos 10-15 minutos. La mezcla debe espesar un poco.
  5. Enfría y añade el caramelo. Retira la crema del fuego y deja enfriar completamente. Una vez fría, añade el caramelo líquido y remueve suavemente para incorporarlo.
  6. Congela y bate. Vierte la mezcla de helado en un recipiente con tapa hermética y llévalo al congelador. Durante las primeras 3-4 horas, retira el recipiente cada 30-45 minutos y bate la mezcla para romper los cristales de hielo que se formen. Esto ayudará a que el helado tenga una textura cremosa y suave.
  7. Maduración final. Una vez que la mezcla haya espesado considerablemente (aproximadamente 4 horas), regresa el recipiente al congelador y déjalo reposar durante al menos 2 horas más antes de servirlo.
  8. ¡A disfrutar! Retira el helado del congelador unos 10 minutos antes de servirlo para que se ablande un poco. Puedes decorarlo con virutas de chocolate, nueces picadas o salsa de caramelo adicional.

😉​ Truco extra: Puedes decorarlo con virutas de chocolate, nueces picadas o salsa de caramelo adicional.

Como recomendación general, puedes utilizar una heladera para obtener un resultado muy cremoso. ¡Y solo decirte que esperamos que estas tres recetas te ayuden, a ti y a tu familia, a llevar mejor el calor del verano!

5/5 - (3 votos)
Leche de calidad y
muuuuu rica de sabor.

Contacto

© 2024 Leche Celta – Todos los derechos reservados

Diseño web: Klein