HomeBlogLácteos y NutriciónDesmintiendo cinco bulos sobre la leche

Desmintiendo cinco bulos sobre la leche

Desmintiendo cinco bulos sobre la leche.

¡Saludos, amantes de la leche y buscadores de la verdad láctea! Hoy nos sumergimos en el fascinante mundo de los bulos que rodean a nuestra querida leche de vaca. ¿Cuántas veces has escuchado historias lácteas que hacen que te preguntes si ese vaso de leche, tan blanco, tan rico, es en realidad el origen de muchos de los males que sufre la humanidad? Bueno, prepárate para desmitificar esos cuentos lecheros en tres, dos, uno…

1 Los bulos de las hormonas

Las hormonas son mensajeros químicos generados de forma natural por las vacas y controlan numerosas funciones metabólicas, reproductivas, de crecimiento, de producción de leche… pero es completamente falso que la leche que producen, y que luego se comercializa, contenga hormonas provenientes de ellas.

Esta práctica está prohibida por normativa española tras un Real Decreto aprobado en 2009. Para velar por su cumplimiento, las ganaderías son sometidas periódicamente a rigurosos controles donde la leche es expuesta a numerosas pruebas que garantizan su inocuidad para el consumo humano. Este es uno de los principales bulos que circulan por internet, ¡así que mucho ojo!

2 Los antibióticos

Si bien es cierto que, debido a una enfermedad, una vaca puede ser tratada con antibióticos, nunca se utiliza su leche mientras está en tratamiento. O sea que aquí tenemos un bulo de la leche más.

En España y Europa el uso de los antibióticos en el ganado está regulado por ley, de hecho estos solo pueden suministrarse a las vacas con fines terapéuticos y bajo prescripción de un veterinario. Además, para asegurar que la leche es apta para el consumo humano, se llevan a cabo numerosas pruebas de calidad y seguridad.

3 “Sube el colesterol y engorda”

El tercero de los bulos nos dice que la leche de vaca aumenta el colesterol en nuestro cuerpo y que además nos hace engordar. Pues bien, para tu sorpresa, esta información también es falsa.

Sí es cierto que la leche de vaca tiene grasa, pero la cantidad depende del tipo de leche (la desnatada apenas tiene), pero esta contiene tanto grasas saturadas como insaturadas. Recuerda que las grasas saturadas pueden aumentar el colesterol LDL (colesterol “malo”) en la sangre, mientras que las grasas no saturadas, como las monoinsaturadas y las poliinsaturadas, pueden tener un efecto beneficioso al aumentar los niveles de HDL (colesterol “bueno”) y reducir los niveles de LDL.

4 “Provoca flemas y mocos”

Las secreciones mucosas del cuerpo humano tienen una función necesaria para el buen funcionamiento de muchos órganos… y está demostrado que el consumo de leche no está relacionado ni con la cantidad ni con el tipo de secreciones mucosas que desarrolla nuestro cuerpo. Y por cierto, la bronquitis tampoco tiene nada que ver con la leche. Un bulo de la leche más desmentido.

5 “El ser humano es el único mamífero que sigue bebiendo leche después de la etapa lactante”

Este bulo nos encanta. O sea que algunas personas piensan que este es el motivo por el que no debemos consumir leche de vaca.   

Pues bien, el hecho de que los humanos seamos capaces de digerir la lactasa, presente en la leche y otros productos lácteos, se debe a un proceso evolutivo de nuestro sistema digestivo que comenzó hace más de 10.000 años, cuando se produjeron los primeros asentamientos de poblaciones nómadas y, con ellos, el desarrollo de las habilidades para cultivar plantas y criar animales en cautividad.

Además, la ciencia afirma que la leche y sus derivados son alimentos de alto valor nutritivo, ya que contienen prácticamente todos los nutrientes necesarios para una dieta equilibrada y saludable en cantidades notables. Sin embargo, es importante destacar que, al igual que con cualquier otro alimento, la leche no puede considerarse completamente integral, ya que su contenido de ciertos nutrientes, como hierro y vitamina C, puede ser más limitado. 

En resumen, salvo si tienes alergias a la leche o te provoca algún tipo de intolerancia, la leche, ya sea entera, semidesnatada, desnatada, sin lactosa… es beneficiosa para tu organismo y desde Leche Celta te recomendamos que la consumas a diario porque es fuente de salud y un alimento muy equilibrado nutricionalmente.

5/5 - (1 voto)
Leche de calidad y
muuuuu rica de sabor.

Contacto

© 2024 Leche Celta – Todos los derechos reservados

Diseño web: Klein